lunes, 8 de julio de 2013

Tiro con arco, anécdota de viaje

Cada vez que enganchamos la caravana y salimos a carretera esperamos correr una aventura. Normalmente llegamos al lugar esperado, disfrutamos y volvemos a casa. Pero en ocasiones la vida te prepara sorpresas. Siempre quise aprender a tirar con arco, pero siempre había excusas para no hacerlo. Pero en mi visita en el camping torre de la sal no tuve excusas! Acababan de montar un campo de tiro con arco,  lo había montado un campista y él mismo me dio una pequeña clase desinteresadamente.

Marcelino dándome sabios consejos, por un momento de sentí como un Gillermo Tell pero novato! ;-)


Marcelino, campista de hace más de 30 años, ha montado este mes de junio un campo de tiro al arco en el camping que frecuenta (torre de la sal 2). Es una persona llana, modesta y muy apasionada en su afición.
Que malo soy! Me queda mucho por practicar...
 Lo vi por casualidad en el campo de tiro, le comenté que me gustaría probar el arco. No dudó en darme una clase exprés. La verdad es que me sorprendió lo bien que conocía el tema.  Así que poco a poco fui charlando con él y por poco que me explicó fui atando cabos. Marcelino no era un aficionado cualquiera.  Fundador  del club de tiro de Alfajarín (hoy el presidente es su hijo), una larga y dilatada etapa como tirador de arco de poleas y juez en los juegos olímpicos de Barcelona 92’ (entre otras cosas)... En pocas palabras, era un hombre que ya había tirado muchas flechas y con una relación tan estrecha con el deporte me sentí muy afortunado. Por un momento sentí que más que cuatro consejos me dieron “una master class”. Toda una sensación que aquella clase fuera de parte de un compañero campista.


Marcelino muchas gracias, prometo no poner más excusas y tirar alguna flecha mas, con instructor que la puntería la tengo poco fina!
;-)

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...