miércoles, 29 de mayo de 2013

Primera experiencia con una Autocaravana: Primera parte

Autoretrato en el faro de Cabo de Gata
Como primera experiencia con una autocaravana decidimos alquilar, como no! La “excusa” era asistir a una boda en Chiclana, así que decidimos cogernos 10 días libres y bajar en autocaravana para probar la ruta con ella. El plan era: inicio en Cabo de Gata, costear  hasta Chiclana pasando por Granada y la Alpujarra, asistir a la boda, ir a Sevilla y vuelta a casa. Como primera experiencia  con autocaravana fue un desastre! Creo que en 10 días lidiamos con cualquier problema que te puede surgir exceptuando la avería mecánica.

El viaje fue en el mes de diciembre para el puente de la constitución.  Sospesamos unas cuantas ofertas de alquiler por la zona donde resido (Barcelona), pero al tener que cubrir un buen número de Km extra por exceso de quilometraje (con facilidad podían ser unos 200-300€). Decidí buscar un alquiler alternativo más cercano a mi destino. En este caso fue en la comunidad de Valencia.
Conseguí una buena oferta en caravanas Osito. Descuentos por pago por adelantado y otro extra por días consecutivos (más de 7). A priori fue una buena oferta pero aquí descubrimos que en el sector del caravanismo hay pocos profesionales que sean buenos de verdad, lo iremos descubriendo mas adelante! 
Como era una prueba de fuego (estábamos en plena venta de caravana y compra de nuevo elemento) pensé que era una muy  buena idea llevarnos los indispensables  de nuestra caravana y usar la autocaravana de modo como si fuera totalmente nuestra. La pregunta era, Nos adaptaremos al nuevo modo de viaje?

Llegamos cerca de las 12 del mediodía  del día de recogida del vehículo, el coche iba hasta la bandera de trastos (llevábamos demasiados  puede que pagar por el menaje hubiera sido mejor). Tras una entrega exprés, explicándonos el funcionamiento velozmente, íbamos revisando el  estado general del vehículo. Nos dimos cuenta que no funcionaba la cámara de marcha atrás, era una menudez pero había pagado por ella (iba equipada para ver que equipamiento nos era útil). Como era la hora de plegar, no habíamos comido y los trabajadores tenían derecho a su pausa; decidimos llenar la nevera de la autocaravana en un Carrefour próximo ya que estaba dentro de nuestros planes y volver más tarde para arreglar la avería de la cámara. No fue posible el arreglo, en vista que se hacía tarde y solo ponían excusas (era un defecto de montaje difícil de solucionar) decidimos partir a un camping en Oliva para comprobar el funcionamiento a conciencia.  Todo parece funcionar con corrección.


Un inconveniente de invierno es que anochece muy pronto... Pero el sol puede regalarte buenas imágenes ;-)

Esa misma madrugada salta la alarma de gases, primero hizo gracia, ya me advirtió el operario que me entregó el vehículo de que era posible que saltara, era muy sensible y solo necesitaba ventilación…  Pero de 2am a 5am no dejó de sonar en ningún momento,  eso no tenía sentido! A la mañana siguiente el operario me guió por teléfono para desconectar el sensor de la alarma de gases para poder dormir en paz… He aquí el principio de la poca profesionalidad, el buen hombre me guió para desconectar un sensor pero era el de la temperatura de la calefacción… Sin saberlo (provocamos una avería) y las palabras “reconfortantes” del operario (no teníamos claro que el problema fuera de la alarma de gases o una fuga real de propano), decidimos retomar nuestro viaje al sur sin mas preocupación, pero con la mosca detrás de la oreja... Estábamos cansados, y habíamos perdido mucho tiempo intentando reparar la “maldita” alarma que no nos dejó dormir.

Cabo de Gata, en el Faro
A Cabo de gata ya llegamos de noche! Llovía a cantaros. Intentamos pernoctar en un lugar recomendado por otros autocaravanistas de ACpasion . Como no sabía dónde quedaba y los niños pedían la cena a gritos aparcamos la autocaravana en el núcleo urbano, en una calle ancha para refugiarnos de la tormenta. A pie de playa no era del todo agradable... Fue entonces cuando me di cuenta que la calefacción no funcionaba.  Entramos en pánico, al llamar al operario de la casa del alquiler (eran las 9 de la noche), él mismo dio cuenta de la situación e intentó buscar una solución. Fue  inútil, en ese momento no era posible saber que pasaba. No nos quedó otra que pasar esa noche bien abrigados pasando frío.  La única solución que había era comprar un calefactor para usar en el camping (Todo a cuenta de la casa de alquiler sin ningún tipo de problema) y esperar encontrar un servicio oficial truma el lunes, como era puente lo teníamos ciertamente complicado! El plan de viaje se fue al traste.
Detalle de la Autocaravana

Primero fue buscar un calefactor en pleno sábado, hubo suerte al encontrar una ferretería en mismo pueblo. Con lo que nos dirigimos a cabo de gata (impresionante lo poco que pudimos disfrutar), allí nos replanteamos el viaje… La primera parte cayó de nuestros planes, descartando ir a Granada y la Alpujarra, sabiendo que hacía mucho frío no quisimos tentar la suerte.  Nos organizamos una serie de etapas, los campings en esa época pueden estar cerrados, mediante la guía acsi vimos cuales podían estar abiertos y marcamos una ruta hasta Chiclana. Sin la experiencia de autocaravanistas y sin poder escoger camping, solo vimos carretera y camping, poco más...

...Continua el relato en la Segunda Parte!
;-)

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...