jueves, 22 de enero de 2015

Vuelta a Casa, Viaducto de Millau


Llegamos a Lyon muy cansados, cansados moralmente. Entre tú y yo ahora que no me oye nadie… en ese momento le hubiera pegado fuego a la caravana! Pero es ese amor odio que nos mantiene vivos en el campismo, sin dolor no se aprecia el triunfo. Este viaje quedará para una batallita de Barbacoa. Con los niños cansados y nosotros sin ganas de continuar con el plan establecido decidimos hablar del trayecto de vuelta. Siendo tozudo como soy convencería a mi familia para volver por una autovía libre de peaje que une las ciudades de Montpellier y Clermont-Ferrand (A-75) pasando por el viaducto de Millau, por cierto tanto Viaducto como Millau son dignos ver. Nos quedan 7 días de vacaciones para desconectar del mal tiempo por el mediterráneo francés y “desintoxicarnos” de este viaje tan desafortunado.
 
Viaducto de millau
A primera hora desayunamos sin prisa, para variar llovía. La verdad es que empiezo a pensar que el tiempo estaba en contra de mí! Como no sabíamos lo que nos encontraríamos por el camino
ni sabíamos dónde ibamos a caer, pensamos en hacer compras para 2 días y salimos. La autopista desde Lyon a Clermont-Ferrand es de pago y muy rápida, pero cuando encaramos a A-75 dirección a la playa veríamos que una parada por el camino era necesaria. Puertos de montaña, limitación de la velocidad a 50km/h para remolques por las fuertes pendientes (y no era para tomárselo en broma) ya empezamos a ver que llegar a la costa en una sola jornada sin morir en el intento no sería posible. "Calma! estas de vacaciones" pesaba...
Sobre el mapa teníamos Millau, otros campistas me habían hablado de la espectacularidad del viaducto. Decidimos bajar al valle y acampar 2 noches.

Del camping no me voy a extender, hay muchos y todos tienen un precio similar. Todos están al margen de un rio y la única diferencia es si tiene piscina o no. Lo que sí cabe destacar es que es una zona muy turística, sobre todo se practican deportes de aventura como parapente, kayak y un sinfín de actividades que la verdad no les presté mucha atención. Nuestro objetivo era claro: descansar un día  comprar víveres para pasar 5 días sin movernos de una parcela cerca del mar!

Entre compras y piscina decidimos en dejarnos caer por el viaducto de Millau, resumiendo el porque nos recomendaron pasarnos por el puente y porque va tanta gente a verlo:
  • 36 meses de construcción
  • 2.460m de longitud
  • 343m de altura

Con todo esto se ve un puente del copón de alto! La foto salta la vista.

Millau es un lugar encantador y bien merece unas vacaciones, pero el viaje continuaba y teníamos que seguir, hacia el muro que no esperábamos…


Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...