sábado, 17 de enero de 2015

Sant Peter, Friburgo e inicio de la vuelta


El último día del Valle de Kingzital lo dedicamos a quedar con amistades, es lo que tiene el campismo que te internacionalizas. Ya que habíamos quedado en Friburgo para pasar el domingo por la tarde, nosotros aprovecharíamos para visitar Sant Peter. Aquí nos damos cuenta que estamos agotados, ya con pocas ganas de seguir así que empezamos a dibujar la vuelta. Aun así nos sentimos muy afortunados ya que en Sant Peter nos encontramos con una concentración de aficionados al radiocontrol náutico y en Friburgo pudimos comer en una cervecería artesana.


Cerveza en el país de la cerveza :-)


Sant Peter
La verdad es que Sant Peter es muy visitado, pero no tiene gran cosa pero la carretera de acceso a la pequeña población me pareció única. Perderse por sus calles y darse
un paseo puede ser muy agradable, pero la coincidencia nos brindó un balón de oxígeno. Una concentración de modelistas náuticos hizo que perdiéramos embobados como niños chicos mirando los barcos a radiocontrol y como los hacían funcionar. Había de todos los tamaños pero lo que más llamaba la atención era el puerto que la organización tenía montado en un lago para que los participantes pudieran exhibir sus habilidades .


Iglesia de Sant Peter



Una muestra del evento del fin de semana, barcos a radio control



De vuelta a Friburgo
Ese día no íbamos a patear mucha calle, era medio día y queríamos comer en el MarktHalle. Justo en una de sus entradas hay una cervecería artesana donde también sirven comidas. Las cervezas son buenas (no excepcionales) y comer comimos bien. Lo más interesante es que hablaban en español, muy recomendable para el que el idioma pueda ser una barrera.
A la tarde nos reencontramos con una familia suiza con los que entablamos una bonita amistad en nuestras primeras vacaciones en caravana, sin duda vienen con ganas de ver la ciudad, así que les haremos de guías accidentales. Después de risas, cervecerías y paseos volveríamos al camping para preparar el viaje ve vuelta.


Maquina de elaboración de cerveza de cobre


Plan de vuelta
En un principio quería viajar sin peajes por Francia, sin rumbo y por donde nos indique el Tom-Tom. Una vez que salimos de Alemania, nos metimos por las carreteras francesas. No sé por qué pero no vimos ni una sola autovía, las nacionales se podía circular muy bien porque no había nada de tráfico, pero después de 3 horas y sólo 200km, en una ciudad llena de semáforos decidí cambiar radicalmente de plan! mirando por el retrovisor las caras de mi familia me pedían un plan B, ese no funcionaba… En la primera entrada de  autopista me metí (vigilando de ir en la dirección correcta) para parar a descansar y comer en una área de servicio. Como a escasos Km, unas 2 horas de coche, nos quedaba el Camping índigo (el de la ida) así que decidimos hacer noche allí. Más vale malo conocido… ;-) Es buen camping y allí tenemos wifi gratis para programar la vuelta



Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...